EL VALOR DEL VOTO IMPRESO

El sábado 15 y el domingo 16 de mayo, Chile vivió un proceso electoral -inédito e histórico- elecciones simultáneas de convencionales constituyentes, gobernadores regionales, alcaldes y concejales. Hito al que hay que agregar, por primera vez, un voto exclusivo para pueblos originarios y, por cierto, sumar los votos braille para no videntes.. Esta panacea democrática significó imprimir 744 tipos de células electorales diferentes, exigencia a la que se debió sumar las particularidades propias de cada distrito electoral. Además, cada elector recibió 4 votos de colores distintivos: Convencionales Constituyentes Generales (beige) o Convencionales Constituyentes de pueblos indígenas (verde), Gobernadores Regionales (naranja), Alcaldes (celeste) y Concejales (blanco).

Para desglosar algunos datos de esta participación. Por ejemplo, en la elección de Convencionales Constituyentes Generales, se registró un total de 6.188.727 votos, de los cuales 5.711.254 fueron válidamente emitidos (un 92,28%), 187.760 fueron nulos y 289.713 fueron votos en blanco. Y en la elección de Gobernadores Regionales, se registró un total de 6.468.750 votos, de los cuales 6.070.976 fueron válidamente emitidos (un 93,85%), 140.298 fueron nulos y 257.476 fueron votos en blanco. En definitiva en el proceso participaron poco más de 6 millones cuatrocientos mil personas. Y el universo del padrón electoral es de 14 millones novecientos mil ciento noventa. En este proceso destacó la organización del SERVEL, tanto en la previa, en la logística, información y transparencia del proceso. Obviamente, en esta cadena hay un eslabón fundamental: las imprentas. Y debemos enfatizar la su relevancia por el nivel de exigencia requerida y por una respuesta altamente profesional, a la altura de un proceso que demandó una alto nivel de ejecución. De un total de 59 millones seiscientos mil setecientos sesenta votos impresos (cédulas y fácsímiles) que atendían el universo del padrón electoral. -impresos por AMF Packaging, Casa de Moneda de Chile, Imprenta Alfredo Molina y Flores, Baez & Bargellini Impresores Ltda.- De este universo, 18 millones correspondió imprimir a ByB Impresores (Baez & Bargellini Impresores Ltda.) “La logística desplegada, la seguridad involucrada, lo complejo de considerar 744 células diferentes, la segmentación por distrito (mecanización al detalle), involucró una gestión titánica y una responsabilidad que obligó a redoblar esfuerzos para estar a la altura de esta histórica elección”, destaca Felipe Báez, gerente general de ByB Impresores.

ver más detalles en https://www.flipsnack.com/contrasena2020/contrasena-magazine-189.html?p=6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *